Arte y Filosofía – Exposición de Adolfo Vásquez Rocca

Obra -Pintura de Adolfo Vasquez Rocca

Oil on cavas 120×90 cm

 

OBRA PLÁSTICA


 

1.- Exposición “La Memoria De Las Máquinas” Galería Arte Reñaca, Viña del Mar, 1989

 

2.- Exposición “La Arquitectura De La Memoria” Galería Itaca, Espacio Expositivo de Homines, Málaga, España, 2005

 

3.- Exposición Virtual “La Condición Post-humana” en Psikeba, Estudios Culturales, Buenos Aires.

 

ARTE – Exposiciones de Adolfo Vásquez Rocca

Visual Philosophy - Adolfo Vasquez Rocca

CATÁLOGO DE EXSICIÓN

 

Adolfo Vásquez Rocca – Doctor en Filosofía por la Universidad Católica de Valparaíso, Postgrado en ‘Estética y Pensamiento Contemporáneo’ en la Universidad Complutense de Madrid [Departamento de Filosofía IV]. Profesor de Antropología Filosófica y Filosofía Contemporánea. Es además, un pensador de gran finura y profundidad, cuyas ponencias y publicaciones reflejan el sólido diálogo que ha sabido establecer con grandes filósofos, sociólogos y críticos de la cultura, entre los que cabe destacar a Schopenhauer, Nietzsche, Heidegger, Wittgenstein, Rorty y Sloterdijk.

 

La producción pictórica de Adolfo Vásquez Rocca, tras exploraciones en el arte objetual y conceptual en su vertiente analítica, es otro registro de su trabajo crítico y ensayístico en torno a la condición postmoderna. El imaginario de esta muestra se nutre de los temas de la alteridad y los problemas identitarios del hombre contemporáneo, de su conflictuada relación con el paroxismo tecnológico y su agobio ante el vértigo de la información, así como frente a la excesiva medicalización de nuestras sociedades. En sus imágenes por momentos turbadoras, aparece el trabajo filosófico-antropológico que claramente informa su obra, un dibujo del pensamiento intrínsecamente contenido en sus signos.

 

Su obra también hace acopio del imaginario cinematográfico, del cine de la incomunicación, desde Antonioni a Wim Wenders, de la literatura fantástica – Bradbury, Asimov, Philip Dick y Bioy Casares-. La nostalgia del futuro. La Antropología de las civilizaciones devastadas, del hollín industrial. Un ajuste de cuentas con las películas que se han visto, una repulsa del esteticismo cinéfilo tras la canonización de Wong kar-wai y su “2046”, una toma de distancia frente al efectismo de cine arte, donde la pena es falsificada por la lágrima, por los estados indiferenciados de la emoción. Las obras aquí expuestas dan cuenta de la hibridación de los géneros, de la escritura o más bien la grafía, con los textos y su proliferación, con su crecimiento cancerígeno en la escritura hipertextual. La morfología y la anatomía se encuentran en una mesa de disección, la que parece ser su paleta de colores o de materiales -mejor aún- de la fatiga de material. De la fatiga de las historias, de la deriva del yo, de su final disolución, tal como lo insinúan la borradura de los rostros en estas pinturas. El hombre que ha dejado de ser humano, para adentrarse en una condición post-humana, el cyborg, el androide -con referencias a la cópula animal-máquina como en el crudo registro de Cronenberg en sus adaptaciones de Crash o El almuerzo desnudo -de William Burroughs-. O tal vez se trate de máquinas célibes. De injertos, prótesis e implantes. La atmósfera de estas pinturas es la de la trasgresión de fronteras entre lo natural y lo artificial.

 

Sensible a los avatares de nuestra época, el artista se asoma a través de sus obras, en una mirada apocalíptica, a los escenarios de la devastación, a la gestión de la catástrofe. En su pintura se observan sujetos replicantes deambulando en escenarios postnucleares, alterados sinápticamente como consecuencia de la polución ambiental y los elevados niveles de estática que se emiten desde pantallas y monitores sin testigo. Se advierte también la disolución de la identidad en el advenimiento de una era eugenésica en la que el cuerpo de neurólogos y cirujanos se ha posicionado como casta dominante, el gobierno está en manos de obsesos de la experimentación genética. Es la dictadura de la prescripción farmacológica. El eje articulador de la muestra parece así estar constituido por las nociones de “alteridad” e “identidad”, en palabras del autor: “Una deriva replicante de la identidad en la que ya no hay vestigios de reconocimiento posible”. Otra constante iconográfica es la estilización de la figura humana, la cual parece responder a estos mismos parámetros de dimisión identitaria.

 

Tributarias de la estética contemporánea que se aleja de lo sublime y de la ausencia de conflicto propios del arte moderno, las pinturas poseen el signo de un núcleo duro que se resiste a la simbolización, encarnado en una serie de restos presentes en la configuración del objeto, conforme a la idea de Bacon de no saturar con sentido, con lo cual abre la brecha necesaria que posibilita el diálogo entre el espectador y la obra. Así, el cuerpo no es ya el reducto sagrado del sujeto consciente, sino una masa espacio-temporalmente situada, en proceso de desintegración en trazos verticales. De este modo, se observan individuos consumidos desde dentro por los ácidos estomacales secretados bajo la parálisis de patologías estéticas, tales como la bulimia y la anorexia, desapareciendo bajo la tiranía de la delgadez esquelética, en el estadio de recogimiento posterior al detritus visceral. Así, pues, su producción pictórica es una narración épico-química, donde criaturas humanas se utilizan como material en el que se inocula el espíritu célibe del autómata, la inyección letal de la autodestrucción en trazos y retazos febriles.

 

Buenos Aires, 2 0 0 6

 

Rosa Aksenchuk

Curadora

Obra -Pintura de Adolfo Vasquez Rocca

 

Los Estados Generales del Psicoanálisis

 

 

Obra -Pintura de Adolfo Vasquez Rocca

 

 

Meditación de la técnica

 

 

 

 

Obra -Pintura de Adolfo Vasquez Rocca

 

Teoría de la clase ociosa

Aisthesis. La Arquitectura del pensamiento

 

 

Adolfo Vásquez Rocca -Doctor en Filosofía por la Universidad Católica de Valparaíso y la Universidad Complutense de Madrid, con especialidad en Estética y Teoría de las Artes. Profesor de Antropología Filosófica. Tras exploraciones en el arte objetual y conceptual en su vertiente analítica (Galería Arte Reñaca 1999) el artista presenta un conjunto de pinturas en un estilo tributario a la nueva figuración, con un original tono neoexpresionista, que si bien no hace concesiones a la tradición sacralizadora de las Bellas Artes, como gesto privado interpela a la intimidad y a la reflexión en torno a los temas de la alteridad y los problemas identitarios del hombre contemporáneo, de su conflictuada relación con la tecnología y su agobio ante las carreteras de la Información, la era de la llegada generalizada, ante los Estados panópticos, así como frente a la excesiva medicalización de nuestras sociedades occidentales. En sus imágenes por momentos turbadoras, aparece el trabajo filosófico-antropológico que claramente informa su obra, un dibujo del pensamiento genéticamente contenido en sus signos.

Susana Hermoso-Espinosa

Curadora

 

 

Adolfo Vasquez Rocca Filosof�a

Anuncios

~ por fbacon en mayo 15, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: